I Triatlon Alcalá de Jucar.

Hola a todos, volvemos por aquí con otra crónica. La última de la temporada. El I Triatlon de Alcalá de Jucar.

Aunque aún quedan muchos triatlones, yo termino ya. En verano me resulta bastante difícil por trabajo. Además, empecé en Septiembre con la media maratón de San Javier, pasando por la Yeti Trail. Así que ya se esta haciendo bastante larga, y se nota.

Vamos a la carrera. Se corría a las 18:30. A las 14:00 recojo a Isa en Cartagena, comemos y cojemos carretera. Teníamos dos horas por delante hasta llegar hasta Alcalá, en Albacete. Un poco lejos, pero un sitio espectacular. El pueblo era muy bonito, aunque un pelin escondido.

La verdad que la cosa empezó atravesada desde el primer momento. Llegamos con tiempo de sobra, aparcamos muy cerca de la zona de T2 (estaban separadas las dos transiciones). Recojo el dorsal, la bolsa del corredor y empiezan las pegas. Bajo la bici del coche y me la encuentro con la rueda delantera deshinchada. Tuve la bici todo el día dentro del coche y con el calor, se despegó un parche que llevaba. Llevaba otra cámara, pero también iba parcheada, no me fié de ponerla y preferí comprar una nueva en el stand que había allí. Reparo y al poco llegan Alberto y Fernando, que también corrían.

La natación se hacia en un pantano en Tolosa, a 6 kms de Alcalá. Bajo en bici, monto la T1 y me acerco al agua. No permitían el traje de neopreno. Pero la verdad que no me hubiera importado nada usarlo. El agua estaba, digamos, fresquita y hacía bastante calor fuera, se notaba el contraste. pero bueno, era soportable.

Dan la salida, pensaba que iba a nadar cómodo, con el agua calmada y sin corrientes. Pero no fue así, el agua estaba muy turbia y me agobié un poco. Encima, al poco de salir, me dieron un golpe en la boca, que me hizo morderme el labio y la lengua. Seguí nadando con la boca sangrando un poco. Cuando estaba llegando al final, me agarraron del pie y perdí el chip. Eso ya me terminó de descolocar, la verdad que se me vino a la cabeza que me descalificarían. Me paré con una juez, se lo avisé y me dijo que siguiera al final, 21 minutos para hacer los 1000 metros de natación. Ya iba descentrado, la T1 me salio fatal, había que subir una cuesta no muy larga, pero si bastante inclinada y arriba se montaba en la bici. No fui capaz de hacerla bien y tuve que hechar pie a tierra para calzarme. Se me escapó el grupo con el que salí del agua y tocó arreón en bici para intentar reenganchar. Al final lo conseguí, la primera parte del circuito era un sube-baja que hicimos bastante rápido pero llegó un momento que se subía un puertecillo de algo menos de 3 kms. Literal, me clavé. El tirar tanto para enlazar me pasó factura. Lo peor no fue descolgarme en el puerto, lo peor fue hacer los 10 kms siguientes pedaleando en solitario por unas largas rectas, me alcanzó un grupito cuando ya estaba llegando al pueblo, para hacer la T2. Terminé la bici a unos 32 kms/h, algo más rápida de lo que creía.

La T2 tampoco fue un prodigio de rapidez, arranque a correr con calma, en principio estaban previstos 7 kms de carrera a pie, pero un error de un juez arruinó la carrera, anunciando que era solo una vuelta. Intenté apretar un poco, pero las piernas no me iban. Tampoco me vino tan mal que me quitaran esa vuelta.

Cuando estaba llegando al final, vi a Alberto que me estaba pillando, salí delante de él en el agua pero en la bici me recuperó bastante, le esperé y entramos juntos en meta. En 1h 47′ y corriendo a poco más de 5’/km.

Todas las medidas son tomadas por mi Garmin, ya que al perder el chip, no tengo parciales en la clasificación. Pero si tiempo en meta.

La verdad que en esta carrera he cambiado un poco la forma de correr, entre el pensar que estaba fuera y el ver que no andaba, iba más relajado y disfrutando. Quizás si me hubiera centrado un poco más, hubiera ido más rápido, pero no mucho más.

Ahora tocan unos días de descanso y pensar en la próxima temporada, buscando nuevos objetivos.

Sed buenos.

 

Compártelo

Deja un comentario