Leones.

 Hola de nuevo, aquí estamos otra vez, por tercera semana consecutiva. Al final le voy a dar vida a esto y todo.

 La verdad que esta semana, deportivamente hablando ha estado marcada por el mal tiempo y por una cena. Empecemos por lo importante, la cena.

 Aunque llevo ya 8 o 9 años viviendo y entrenando en La Manga, no ha sido hasta este año cuando de verdad he conocido y establecido amistad con un grupo de descerebrados como yo, autóctonos del pueblo. La cosa empezó hace ahora un año justo. Casualidad de la vida, un día que fui a entrenar el circuito del trail de La Manga Club, me encontré con dos corredores que iban a lo mismo, les pregunté y si, me dijeron que iban, pero que no lo conocían. Vale, como es la zona habitual por la que yo monto en bici, y tenía alguna indicación, fuimos los tres a la aventura. Estos hombre eran Lorenzo y su hermano Stephan, dueños del restaurante Borsalino. Fue una buena mañana. Pero se quedó en eso la cosa, nos volvimos a ver el día del trail y otro día que salimos con José Luis Dominguez. Este día fue el que conocí a Angel, una maquina de correr, tenemos nuestras polémicas, pero son sanas y dan vidilla. Con Angel, igual, intercambio de teléfonos, y algo de contacto. Corrimos “juntos” La ruta de las Fortalezas.

 Poco después, Rocío Nadal, físio aquí en La Manga (e hija de una mis primeras monitores de natación) formó el Running femenino de La Manga. Un grupo de mujeres que se juntaban para correr varios días a la semana. A raíz de esto, los maridos de algunas de estas, entre los que estaban Ángel, Alberto (marido de Rocío) y alguno más, formaron el Running Masculino en el que terminé envuelto. Y claro, una cosa así se celebra por todo lo alto, cenando. También organizamos salidas a correr, pero creo que solo funcionó la primera, hará así como 7 meses. En esa cena conocí a los primeros componentes del grupo. La verdad que conocía a casi todos, pero por separado o en distintos hábitos. Paco Trips, Christophe, Ángel, Alberto, Laurent, Stephan, Juan Jesús, Pepe, Alexander…Un grupo muy sano que ha ido creciendo. El resultado de esa cena fue lo que hizo que volviera al Club Atletismo La Manga, estaba Norberto, el presi, y me convenció.

 Y esta semana, ha tocado cena grupal otra vez, la tercera. La segunda a la que voy. En la anterior, se propuso un cambio de nombre y la obligación de hacer un juramento para entrar a este selecto grupo. Y como yo no estuve, me tocó esta vez. Ahora si soy un Leon Manguero!! Ademas, juraron el cargo, Christophe, Paco Trips, Beni y Carlos. Una gran noche, como aperitivo a la que se organizó el viernes 29, con el Guateque Manguero. Una fiesta organizada rememorando los ’70 mangueros.

 A nivel deportivo, pues eso, marcada por el mal tiempo y una pequeña sobre carga en el soleo de la misma pierna que me torcí el tobillo la semana pasada. La bici ha salido poco, solo un día la MTB y el resto rodillo.  La semana era:

 Natación: tres sesiones, para sumar 7`1 km
 Carrera: 2 sesiones, 1 rodaje suave por la playa y 1 Farletk.
 Ciclismo: 3 Sesiones, dos carretera y una MTB, para sumar 100 kms.  Las dos de carretera se han quedado en 2h15′ de Rodillo.
 Gimnasio: 2h.

Sed buenos.

Compártelo

Deja un comentario