Media Maraton de Cartagena.

Hola de nuevo. Volvemos por aquí con otra crónica, la de la Media Maratón de Cartagena.

 Primero decir que nos hemos tomado la carrera como un entreno más, exigente, pero un entreno. Realmente la cosa empezó hace una semana. Escribiéndole a Pablo la crónica semanal, y en vista de los problemas que arrastro con el estomago últimamente, le comenté de hacer la carrera, pero controlando las pulsaciones, ya que había observado que en las últimas carreras que me puse tan mal, me subí demasiado de vueltas. Así que le planteé no pasar de 175/180 (que ya está bien). Pues la proposición le vino al pelo al muchacho. Me contestó que quería plantearme un entreno exigente y que aquí lo tenía. “Bajas a Cartagena en bici, y luego haces la media a las pulsaciones que me dices”.

 Y con esas, esta mañana tres valientes nos hemos liado la manta a la cabeza. Javi Y Manolo, dos compañeros de club, que tambien correrán en Elche y han hecho lo mismo que yo, aunque con diferente resultado.
 Con un viento de cojones, a las 7:45 de la mañana hemos subido los tres en nuestras respectivas maquinas y para abajo. Alrededor de 1h15′ de viaje. Realmente yo tenía que haber hecho 40 kms a 150 ppm, pero la ruta que hemos cogido era algo mas corta, unos 32. Y aunque hemos subido el descargador y ya digo el viento que hacía, no he llegado a esa cifra en el pulso.
 Isa bajaba detrás mia en el coche, para una vez llegados a Cartagena, guardar la bici y cambiarme de ropa. Y, obviamente, subirme a mi casa después. Ella ha llegado 10 minutos más tarde que yo, pero con tiempo de sobra, más que ya tenía el dorsal. Me cambio en el coche y para la línea de salida.
 Lo habitual, saludos y más saludos, preguntas típicas, ¿como estás? ¿que tiempo vas a hacer?….¿Te has bajado en bici??? Tú estás mal de la cabeza…lo normal, vamos.
 Me coloco en la salida, cerca de la primera línea, pero sin mucho afán por llegar a ella. El tiempo que esperamos antes de salir se me hace eterno y dan la salida. No salgo fuerte, por encima de 4′, no quiero apretar, solo un poco para coger sitio y ya esta.
 Poco antes de la salida, estuve hablando con Carmen Evangelista, una chica que anda una barbaridad y asidua de los podios últimamente. Gran especialista en montaña, pero nada coja en asfalto. Élla me dice que quiere bajar la marca del año pasado, 1h35′, que iba a intentar ir a 4’15”. Pero se da cuenta que había calculado mal, cuando yo le digo que para 1h31′ yo fui a 4’20”. El caso que le digo que le ayudo un rato si quiere.
 Ya en carrera, la verdad que iba con ella, así que me quedé ahí, y al menos algo imagino que le ayudaría. Cuando íbamos por el km 6 más o menos, me dice que va muy alta de pulsaciones y que en el 10 le cogían para llevarla hacia adelante. Ibamos cerca de la segunda clasificada en ese momento, le digo de intentar cogerla pero prefiere esperar.
 Seguimos, y cuando le cogió el chaval que le hacia de liebre, yo los dejé. Apretaron el ritmo y a fin de cuentas, yo tenia claro mi objetivo, no subir de pulsaciones, si tiraba con ellos me disparaba.
 La verdad que visto desde fuera, he hecho la carrera al revés, bajando el ritmo conforme pasaban los kms. El último 5k me ha salido casi un minuto más lento que el primero. Pero entre el calor que hacía y el cansancio, o mantenía ritmo o pulso. Levanté el pie.
 Al final 1h39′ (por debajo de la 1h40′, y ya van dos medias que bajo de esa marca). Y la verdad que corriendo bastante mejor de lo esperado, de hecho sobre todo los primeros 10k iba bastante fresco.
 Encima, el experimento ha salido bien, sin ningún problema de estomago. Por lo tanto toca no subir mucho de vueltas y ser capaz de ir rápido al mismo tiempo. Cosa difícil.
 De mis compis de aventura, Javi ha hecho un carrerrón desde el principio y Manolo otro, pero algo más lento, pegandome una pasada en la segunda vuelta de las de arrancar pegatinas.
 En cuanto a entrenos, la verdad que han sido dos semanas duras, es lo que toca ahora. Con un solo día descanso entre las dos. Y encima sometido a presión. Mi compañero y amigo Alberto ha pegado una mejora brutal, y esta andando a ritmos en cualquiera de las tres disciplinas que telita. Me lo va a poner complicado.
 -Natacion: 5 sesiones para sumar 13 kms, incluyendo un test de 1900 en piscina.
 -Ciclismo: 6 sesiones para sumar 330 kms, incluyendo tres días de transición
 -Carrera: 6 sesiones para sumar unos 55 kms, incluyendo las tres transiciones.
 El miércoles de esta semana me tocaba transición de 60 kms en bici con 2×15 acoplado y a buen ritmo más 45′ de carrera a 4’40….Pegué una pegada en la carrera a pie monumental. Los primeros 20′ bien, sin ir a los 4’40”, pero no muy lejos. A partir de ese momento me quedé vacio. Que trabajo me costó llegar a casa (al final 5′ y pico de ritmo). Creo que el problema estuvo en no comer nada en la bici, vamos que me lo busqué.
 Sed buenos.
Compártelo

Deja un comentario