Probando.

 Hola de nuevo. Volvemos por aquí.

 Esta ha sido una semana de pruebas, de material básicamente. Concretamente, he probado unas zapatillas y la postura en la bici con el acople.
 Con respecto a las zapatillas, la cosa empieza de lejos. Los pocos que ya leían mi anterior blog, antes de destrozarlo, sabrán que he sufrido mucho de periostitis, en ambas piernas. Con episodios bastante chungos, de no poder ni andar. Después de varias pruebas, al final di con las zapas apropiadas, bien aconsejado por mi amiga Virginia, experta donde las haya en el mundo zapateril. Encontramos un modelo de Saucony, las Phoenix 5, que era perfecto, ligero dentro de las zapas de entreno y con un ligero control de pronación. Aunque ella opinaba que iba demasiado protegido, a fin de cuentas soy un corredor ligero de peso. Suelo andar por debajo de los 70 kgs, pero por esa época, mis ritmos tampoco eran para tirar cohetes, como para llevar zapatillas ligeras. Esas primeras Phoenix me fueron tan bien, que la temporada siguiente repetí modelo.
 Al poco de comprarme las zapas nuevas, empecé a trabajar con Pablo. Éste me pedía ritmos más alegres para esas zapatillas. Empecé a pensar en buscar algo más ligero, a riesgo de volver a lesionarme. Estuve mirando 1000 modelos, de Saucony, Adidas, Asics, las marcas que mejor me han ido de siempre. Unas que me llamaban mucho la atención eran las Skechers GoRun. La zapatilla era impresionante, muy ligera y con tendencia al minimalismo, con un drop de 4mm. El drop es la diferérencia de altura entre talón y punta de la zapatilla. Cuanto más bajo sea, más fácil es correr de metatarso, con la parte delantera del pie. Pero no terminaba de atreverme, quizás muy radicales para lo que buscaba. Tenía claro que no quería Mizuno, Nike ni New Balance (mis problemas de patas empezaron con un modelo de esta última)…Al final compré unas New Balance, el modelo 890. La verdad que por todos lados ponían las zapatillas por las nubes, catalogada como las mejores mixtas del año. Una zapatilla mixta es la que tenemos a medio camino entre las de entreno más pesadas y amortiguadas y las más ligeras, rápidas y técnicas.
 Y la verdad que estaba muy equivocado, las zapatillas son una pasada. Ligeras, cómodas y rápidas. Con un drop de 8 mm, que también favorece a la hora de pisar con la parte delantera del pie. Aunque he de decir que para correr así, hay que trabajar la técnica poco a poco y aún me cuesta mantenerla cuando ya estoy cansado.
 Ahora las alterno, las sauco para rodajes tranquilos y las NB para sesiones más fuertes y competis. Pero seguía dándole vueltas a las Skechers. Hasta qué las he probado. Un compi León se las compró y a él no le van muy bien, las usa para sacar al perro. El otro día me las dejó, me tocaba un rodaje a 4’20” y las utilicé, un poco arriesgado por que ni adaptación ni nada, pero bueno. La primera impresión es de ligereza, son un guante. Por diseño de suela, un poco rara al andar, pero cuando arrancas a correr van de cine, mejor cuanto más rápido vayas. La hora que corrí con ellas muy cómodo. Eso si, las piernas terminaron un poco tocadas, pero nada del otro mundo.
 Conclusión, de momento seguiré con las NB, pero no descarto comprar unas Skechers para cosas cortas o con elásticos para los triatlones.
 Las pruebas de acople las dejamos para la próxima entrada (así tengo algo que contar).
 Con respecto a los entrenos, esta semana ha sido durita, estamos aumentando el volumen de bici y carrera poco a poco de cara a febrero, que será el mes clave. La verdad que la he llevado bien, salvo uno de los días de natación, que se juntaron varios factores, de trabajo, horario y demasiada gente en el agua para que no nadara lo que tocaba ni lo hiciera cómodo. De todas formas, en el agua me veo un poco atascado, pero bueno, imagino que será una cosa temporal, como me pasó con la carrera a pie.
 Esta semana tocaba:
 -Natación: Dos sesiones para sumar 6.600 metros. La primera de ellas se quedó en 2.900.
 -Carrera: Dos sesiones, una combinando ejercicios de fuerza con series de 1.000 metros a 3’50” y otra de rodaje con 22′ a 4’20”. Total, alrededor de 20 kms.
 -Ciclismo: Dos sesiones para sumar 175 km. Empezando a trabajar con el acople. La segunda de ella de 100 kms intentando sacar una media de 30 km/h. Esta segunda salida estuvo especialmente bien, aunque fue muy muy dura. Salí con Marco y Lazaro, que hacia siglos que no salíamos juntos. Luego se sumaron dos compañeros más. La noche anterior llovió y estaba la carretera totalmente embarrada más el viento que hacia. Al final salió la media prevista, pero tuvimos que poner bastante de nuestra parte los cinco que íbamos.
 Sed buenos.

Compártelo

Deja un comentario