Triatlon de Portman.

Hola de nuevo a todos. Volvemos con otra crónica.

Hoy he corrido del Triatlon de Portman, el más duro de la región, sin duda.

Las distancias se salen un poco de la tónica habitual, son 1000 metros de nado, 30 kms de bici, con un perfil demoledor y 6 kms a pie que mezclan asfalto, con pista de tierra y algo de arena de playa.

Perfil ciclista.
También había que contar con una primera transición diferente, ya que recomendaban llevarse dos pares de zapas de correr. Uno de ellos para utilizarlo desde que sales del agua hasta que llegas a boxes. Unos 500 metros por parte de la zona que haríamos luego corriendo, que, de hacerla descalzo, te destroza. Así que había montado un mini box al salir del agua, donde dejábamos estas zapas. Si ya de por si la T1 se me da mal (aunque la voy mejorando), metiéndole cosas extrañas ya ni te cuento.
 Esta es una carrera que aunque tenía muchas ganas de hacerla, no debería haberla corrido. Pensaba que había recuperado mejor de Elche en dos semanas, pero no, ni de coña. La primera semana siguiente al medio IM apenas entrenamos, fue de recuperación. Y la segunda ya metimos algo más de caña, volúmenes muy bajos, pero intensidades altas. Aunque los ritmos me salían según me pedía Pablo, terminaba muy cansado, algo que achaqué al trabajo intenso.
 Con todo, esta mañana salíamos para Portman Isa y yo, igual que me pasó con Elche, después de dormir muy bien e ir extrañamente relajado, me estaré haciendo viejo. La salida era a las 10:00 y hemos llegado a la zona sobre las 9:00. Recogida de dorsal, saludos a los compis de club, amigos y conocidos varios. Colocamos la bici y el material en boxes y paseo para la playa.
 Por el camino me voy colocando el neopreno, llegamos, dejo las zapas en la mini T (T 0’5?) y a catar el agua. Estaba fresca, pero soportable. Una vez dentro me doy cuenta que no llevo el traje bien cerrado, y le digo a un compañero que me lo coloque bien. Pero me dejó el velcro mal cerrado, mejor dicho, mal colocado. Eso me ha hecho un quemazón en el cuello muy gracioso, del roce. Por no andar dos metros y acercarme donde estaba Isa, a que élla me lo pusiera bien.
 La orilla estaba impracticable, con piedras más grandes que mi cabeza, por lo que los jueces nos dicen que salimos desde dentro del agua. A un metro de la orilla, pero desde dentro. Todos agachados en un palmo de profundidad, para arrancar ya tumbados y evitar correr por las rocas. Parecía eso una excursión del Inserso al mar menor.
 Dan el bocinazo y a nadar. Enseguida encuentro mi hueco y puedo nadar tranquilo, sin agobios. Con el mar en perfecto estado, claro…pero el cuerpo no iba. Imposible apretar el ritmo. Llego a la primera boya, giro sin muchos problemas, encaro la segunda bien, giro en esta, aquí me abrí “un pelin”, hasta que me di cuenta y rectifiqué, y encaro la salida. pero en ningún momento pude ir rápido.
 Salgo del agua en unos desastrosos 20′ y a por la larguísima T1, poco más de 5 minutos para subirme en la bici.
 Una vez pedaleando, ataco la primera de las dos vueltas tirando fuerte, pero sin ir a tope. Remonto bastantes posiciones. Empezamos la segunda, si aprieto un poco más. La verdad que la bici no tuvo nada que destacar, es el segmento que mejor se me da e intento recuperar lo que pierdo en el agua. 1h08′ pedaleando, a casi 26 km/h de velocidad media
 T2 rapidísima, casi se me va la bici al suelo por culpa del adoquinado del suelo sumado a la velocidad a la que iba. Me calzo las zapas de correr y arranco. Empiezo con cierta calma, y enseguida, después de beber un poco de agua, me pongo un ritmo de crucero y hago los 6 kms así. Hubo un momento que me pasó un amigo de Javi y Manolo, me dijo que me fuera con él y lo intenté. Pude seguirle 1km, pero el hombre iba por debajo de 4′ y a mi no me quedan piernas para eso. Le dejo irse y me pongo a mi ritmo. Justo en ese momento, empezaron los cuadriceps a darme la lata, poniendose como rocas. Eso hizo que ya no me entraran más ganas de apretar. Al final termine la carrera a pie en poco menos de 26′ a una media de 4’38”.
 Tiempo en meta de 1h 59′. Me sorprendió, la verdad. Por que iba convencido de hacer como mínimo  2h15′. La carrera muy bonita y muy dura, pero la organización un poco cutre, la verdad.
 Conclusiones que saco: Tengo que mejorar en el agua. Parece mentira que viniendo de la natación, empecé a nadar a los 9 años, se me dé tan sumamente mal este segmento. Con lo que soy capaz de recuperar en la bici, si consiguiera salir antes del agua….Y si ya de paso, mejoro un poco (bastante) en la carrera, seria cojonudo.
 También creo que me llevo una otitis de regalo. Me ha entrado agua en un oído, y me duele bastante.
 Ahora un descansar un poco y a por la siguiente, dentro de cuatro semanas en Cartagena, distancia Sprint.
 Sed buenos.
Compártelo

Deja un comentario