Triatlón sprint del Pilar de la Horadada

Hola de nuevo. Volvemos por aquí con otra crónica, la del triatlón sprint del Pilar de la Horadada.

Es el segundo año que corro esta prueba, aunque el año pasado en la distancia grande, olímpico. Este año la verdad que no me apetecía pegarme el madrugón, ya que la salida estaba programada a las 8 de la mañana y como que no, así que decidí hacer el corto que era a las 10:30. También venia de correr la semana anterior el triatlón de Cartagena, y dos seguidos hace mucho tiempo que no hacía, no sabia como respondería mi cuerpo.

El sábado por la tarde fui con Isa a recoger los dorsales, mío y de Marco, para poder ir aún más calmados el día de la carrera. El domingo sin madrugar mucho, nos levantamos, desayunamos tranquilamente, terminamos de preparar los aperos y nos vamos para el Pilar. La previsión de tiempo era de calor, y no se equivocó, hacia mucho. Tal como estaba el día, lo lógico es que el neopreno se quedara guardado, pero yo me lo llevé. Hay que llevarlo siempre, uno nunca sabe lo que puede pasar. Efectivamente, se quedó en el coche.

Vamos a por el chip, lo único que no daban con el dorsal y a boxes a montarlo. Lo bueno que tiene este tri, es que el boxes es grandísimo, y puedes montar cada una de las categorías sin entorpecer a las demás, ni tener que esperar a que termine una para empezar la otra.

Montamos boxes, Marco con calma, y vamos a la playa. El agua era una balsa. Nos metemos a probarla y calentar un poco. De primera impresión estaba fresca, pero cuestión de tres brazadas y perfecta. Con traje nos hubiera dado algo. Al poco de estar allí nos avisan para ir a cámara de llamada y posicionarnos para la salida (con media hora de retraso y el calor aumentando por momentos). Bocinazo y al agua. Estas salidas desde la playa son las que más me gustan, aunque sigue habiendo maremagnum de gente, las veo más limpias que saliendo desde el agua, esos tres o cuatro metros que recorres antes de lanzarte a nadar ya te van poniendo en tu sitio y se evitan algunos golpes.

Desde un primer momento me veo nadando bien, muy cómodo y relativamente rápido. Llego a la primera boya y la paso bien, en medio de todo el grupo, enfilamos la segunda y a mitad de camino le pego un hostión a una boya pequeña que había, no la vi y me la zampé. Enseguida vuelvo a lo mío y a por la segunda boya. La paso bien también y a la playa de nuevo. Aquí aprieto un poco para que no se me vayan un par de tíos que me llevaban a buen ritmo. Salgo del agua y veo en el garmin 13′, luego vi que nadé 790 metros, no me fui demasiado de los 750. Por fin me sale una natación decente (muy mejorable ya, pero repasando mi historial….). Isa me canta que Marco va delante, pero muy cerca (salvo a menos de 1′). Eso me dio algo más de alas para ver si le enganchaba para la bici. Tenia claro que si salía con él del agua y le aguantaba la bici, me salía buena carrera (a pie me fríe, pero el resto si me pongo le puedo soportar). Transición rápida, aunque es muy larga, y a dar pedales. Aunque nadé bien, y salí bien posicionado, a la hora de subirme en la bici iba solo. Un grupo delante y otro detrás, pero todos íbamos al mismo ritmo, no había manera de juntarse. Pensaba que si pillaba al grupo de delante, me podría ir a por Marco, pero no. En el km 5 nos cruzamos y vi que me llevaba demasiada ventaja, así como unos tres minutos. Preferí dejarlo y seguir a mi ritmo. La primera vuelta la di solo entera, ya una vez metido en la segunda, me pillo el grupo que iba por detrás me quedé con ellos hasta el final. Haciendo la bici a unos 32 km/h de media. Marco sacó casi 38, como para pillarle…..

Transición rápida otra vez y a correr, empecé muy bien, pero enseguida tuve que aflojar. Imagino que por el calor que hacía, me dio un ataque de asma que no me dejaba respirar. Hasta el giro que había en la parte de arriba de la rambla, km 1´5 más o menos, que me daba el aire de cara y me refresqué, no pude empezar a correr decentemente poco a poco. Al final la carrera a pie me salió lenta, a unos 5’07” /km, pero bueno, 1h15′ en meta.

En general muy contento, viendo que por fin salgo bien del agua y que tengo claro por que no corro bien, los cinco kilos que llevo de más en el cuerpo algo tendrán que ver. Así que poco a poco a pulirse.

Esta ha sido la última carrera de la primera parte de la temporada. Ahora hasta septiembre/octubre nada. La intención es preparar bien el Half Ocean Lava de octubre, con la idea de bajar de 5h. Empezando casi de cero e intentado hacer las cosas lo mejor posible. Iremos contando.

 

Sed buenos.

Compártelo

Deja un comentario